¿Oportunidades financieras en tiempo de Coronavirus?

La bolsa española, acompasando el ritmo del resto de plazas europeas y mundiales, también se ha visto golpeada por la epidemia del Coronavirus.

Desde que el virus del COVID-19 asoló al gigante asiático, los mercados no han dejado de caer.

Tras alcanzar el máximo de cotización el 19 de febrero del presente año, el IBEX-35 comenzó su caída estrepitosa hasta llegar a mínimos que no se producían desde 2012; en plena crisis financiera. El 16 de marzo, la bolsa española cerraba con 6.107 puntos, tras la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno español.

 

Prudencia, es ahora aprovechar las oportunidades

Tras unos años de prudencia, el inversor en valor debe replantearse el significado de esta palabra.

La cautela nos ha hecho esperar con paciencia, mientras el nivel de liquidez se elevaba. Hasta ahora, no se había producido el momento de aprovechar las oportunidades que el mercado ofrecía.

A día de hoy, la situación parece que ha cambiado. Las valoraciones de ciertas compañías están en niveles cuanto menos atractivos, y en algunas ocasiones, muy atractivos.

La prudencia hoy, es saber aprovechar los precios bajos.

El momento ha llegado. La palabra prudencia ha visto modificado su significado, que hace referencia más a la valentía y la audacia.

 

Es momento de comprar…

Trabajar la liquidez en compañías del sector financiero y la energía puede ser una buena decisión en este momento, ya que sus valoraciones son suficientemente atrayentes como para dejarlas pasar.

 

Trabaja también tu paciencia

Como inversor en valor, tu paciencia debe ser infinita. Tu temple te permitirá esperar pacientemente en buenas compañías adquiridas a precio razonable, hasta que las compañías de calidad pero cuestionadas, tengan precios extraordinarios.

Paciencia para no comprar anticipadamente y paciencia, para ver como tus inversiones generan rentabilidades en el medio/largo plazo.

El camino será incómodo, y tendrás que soportar ciertos baches, puesto que la volatilidad de los mercados se alargará durante algunas semanas más. Pero si tu paciencia te lo permite, verás cómo tu cartera, con unas valoraciones muy atractivas, en entornos ordinarios, deberán generar rentabilidades ampliamente satisfactorias a largo plazo.

 

Todo lo que baja… tarde o temprano vuelve a subir

Si algo tenemos claro, es que todo lo que baja, vuelve a subir. Y así lo ha demostrado la historia: tras grandes batacazos, los mercados siempre repuntan.

Ya lo vimos con la gran caída que sufrió el IBEX-35 en octubre de 2008, en un posterior batacazo en Julio 2012 y en Febrero del pasado 2016 con el anuncio del Brexit.

Los mercados, tarde o temprano recuperan. Pero, si estás fuera de ellos, te pierdes la recuperación.

En resumen, como inversores, es importante seguir siendo prudentes y, ahora además, ser también pacientes.