Desastres naturales

Asegúrate ante los desastres naturales. ¡Ponte en marcha ya con tu seguro de hogar!

Con el fin del verano las temperaturas están empezando a cambiar y llegan las tormentas de granizo y la gota fría, tan típicas en otoño.

Las tormentas pueden prepararte un buen estropicio en tu casa. Si los daños te los cubre el seguro o no depende, de las coberturas que tengas contratadas o del tipo de tormenta y de la intensidad.

Te damos unas nociones prácticas de cómo reclamar cada tipo de daño ocasionado por estas tormentas.

Daños por viento

Si el viento se ha llevado por delante algo en tu casa (como toldos o u otros elementos) puedes solicitar al seguro una indemnización, siempre y cuando lo que reclamas esté incluido en la póliza y se verifique que los umbrales ha alcanzado los límites.

Sin embargo, las aseguradoras pueden rechazar la reclamación si se trata de elementos con determinada edad (por ejemplo, toldos con más de 20 años de antigüedad).

Daños provocados por lluvia

En caso de inundaciones, hay que saber primero de dónde viene ese agua. Si el agua entra desde la calle o proviene del alcantarillado hay que reclamar al Consorcio de Compensación de Seguros. Si el agua entra desde azoteas o terrazas, entonces hay que reclamar a la aseguradora.

Aunque el importe máximo que pague la aseguradora depende de las condiciones del contrato, el asegurado puede solicitar una indemnización que cubra los perjuicios causados, el coste de la reparación y la reposición de bienes dañados.

Fuente: Blog punto seguro